Que es la Terapia Neural

EL ALIVIO Y LA CURACIÓN DE TODO TIPO DE DOLOR O ENFERMEDAD ES POSIBLE CON TERAPIA NEURAL, “TERAPIA DEL DOLOR”  SIN FÁRMACOS.  JAMÁS HACE DAÑO Y NO TIENE EFECTOS SECUNDARIOS.   ES  EL RESULTADO DE LAS INVESTIGACIONES DE VARIOS PREMIOS NOBEL Y FISIÓLOGOS DE RECONOCIMIENTO MUNDIAL.

Esto se debe a que con la TERAPIA NEURAL se estimulan TODAS LAS ACCIONES QUE EL PROPIO CUERPO POSEE PARA AUTOCURARSE, en otras palabras: el cuerpo de cada paciente tiene la capacidad de autodefenderse, autocurarse, mantenerse sano (mantener su circulación, su respiración,  sus articulaciones, su columna, sus huesos, su aparato digestivo, sus hormonas, su cabeza, sus ojos, sus oídos, su corazón, su hígado, sus menstruaciones, su próstata, sus defensas, sus músculos, su estado emocional y todas las partes de su cuerpo sano, es decir, MANTENER LA HOMEOSTASIS, que son todas las actividades que el cuerpo realiza por sí mismo para permanecer sano), pero a veces llega el dolor o la enfermedad porque algunas de estas actividades no están funcionando bien, entonces, la Terapia Neural PUEDE CORREGIR ESTE “FALLO” y devolver la salud.

Y, ¿cómo lo hace?

Nuestro cuerpo está formado en su totalidad por tejido conjuntivo, que es la piscina en la cual nadan todas y cada una de nuestras células, es decir, la piel es tejido conjuntivo con células de piel, el corazón es tejido conjuntivo con células cardíacas, los huesos son tejido conjuntivo con células óseas y así todas las partes de nuestro cuerpo. Ahora bien, entre las células se encuentra nuestro sistema nervioso, formando una inmensa red interconectada entre sí, e interconectando con todas y cada una de partes del cuerpo.  Aclaremos esto: imaginemos una gigantesca piscina en donde están metidos millones de personas, cada una de ellas cumpliendo la función que les fue encomendada; así, los arquitectos haciendo lo que les corresponde, los abogados haciendo lo suyo, los médicos, los albañiles, los estudiantes, los electricistas, etc., todos realizando sus actividades para mantener bien el cuerpo. Pero además, todas y cada una de estas personas, que representan a nuestras células, están cogidas de las manos, formando una inmensa red, al igual que el sistema nervioso que está interconectando todas las partes de nuestro organismo.  ¿Qué pasa si algunas de estas personas se sueltan las manos? La comunicación quedaría interrumpida, apareciendo los DOLORES Y LAS ENFERMEDADES debido a que el sistema nervioso, que es el encargado de que las células, tejidos, órganos y sistemas funcionen adecuadamente, ya no lo pueden hacer porque se han DESCONECTADO (se soltaron las manos). Con la Terapia Neural podemos reconectarlas y conseguir el alivio o la curación de la mayor parte de dolores y enfermedades.

Nuestro cuerpo actúa por acción refleja como lo explica el Premio Nobel Pávlov, es decir, que cuando una parte del cuerpo se ha DESCONECTADO produce una alteración no precisamente en el sitio desconectado sino que se daña otro lugar del cuerpo.  Pongo un ejemplo sencillo:  si usted tiene una lámpara con su bombilla encendida y el cable de luz está conectado a la red eléctrica y cortamos en algún lugar el cable, la luz se apaga, si desea que la luz vuelva, tendrá que encontrar el sitio del cable donde se DESCONECTÓ Y CONECTARLO (porque éste es el verdadero motivo y el lugar en donde está el mal, la enfermedad) de nada le servirá cambiar la lámpara o la bombilla porque ahí no está el daño, aunque ese sea el sitio en donde aparece el dolor o la enfermedad.  Es decir, el cable cortado es la causa de la enfermedad, pero aquí no duele y el lugar del cuerpo en donde se apaga la luz es el que se manifiesta con dolores y enfermedades.  Con la Terapia Neural conectamos o unimos el cable cortado, que es el verdadero sitio enfermo, encendiendo la luz y, por tanto, curando el lugar del cuerpo en donde aparece el dolor o la enfermedad.  Este es uno de los grandes motivos del por qué la medicina convencional no puede curar tantos dolores y enfermedades, ya que siempre intentan reparar la “lámpara o la bombilla” que es el sitio en donde el paciente manifiesta su afección, cuando la verdadera causa del mal está en “el cable cortado”.

En medicina, salvo destacadas excepciones, los tratamientos suelen realizarse de la siguiente manera: supongamos el caso de que a los pacientes les duela el hombro, quieren curarle el hombro.  Es decir, la historia clínica, la exploración o examen físico, los estudios radiológicos y los demás análisis se realizarán sobre el sitio del dolor, y probablemente el tratamiento vaya dirigido al hombro.  Lo mismo puede ocurrir en el caso de los dolores musculares, la actuación médica estará encaminada casi exclusivamente sobre aquellos músculos dolorosos; si les duele una articulación el tratamiento estará encaminada hacia aquella articulación, y de esta manera serán tratados la mayor parte de dolores o enfermedades.

Tratados los pacientes de esta forma, son pocas las posibilidades de alivio o curación debido a que, «en más del 70% de los casos», la causa de ese dolor o de esa enfermedad (el campo interferente) está en un lugar distinto al del dolor o de la enfermedad.  Sin embargo, en un porcentaje bajo de pacientes, es posible que el daño esté localizado en la lámpara o bombilla y no exista ningún cable cortado, es decir, el daño que causa el dolor o la enfermedad, se encuentre en el mismo lugar del cuerpo en donde se manifiesta el dolor o la enfermedad.  Entonces, en este caso, al actuar en el sitio del dolor o enfermedad, existe la posibilidad de conseguir el alivio y/o la curación.

Lastimosamente, esto sólo ocurre entre un 20% o un 30% de los dolores o enfermedades, los demás pacientes, el 70%,  pasan a la lista de los ¡crónicos y/o incurables!, y a ingerir, probablemente, muchos fármacos.

El funcionamiento por «acción refleja» de nuestro organismo, es algo que conocemos todos los médicos, porque fue descubierto hace muchos años por médicos galardonados con Premios Nobel.

Esta red nerviosa es la que realiza todas las actividades que el cuerpo necesita para autocurarse, no existe ninguna actividad que se realice en el ser humano y que sea desconocida para el sistema nervioso y el tejido conjuntivo.  Los tratamientos realizados correctamente por médicos expertos en terapia neural, son respondidos favorablemente por el NEUROVEGETATIVO (la red nerviosa) POR CUYAS VÍAS CORREN LOS CAMINOS QUE LLEVAN HACIA LA CURACIÓN.

ESTA MEDICINA CIENTÍFICA jamás hace daño, no posee efectos secundarios siempre que esté bien realizada por un profesional médico especialista en Terapia Neural. Los tratamientos de esta medicina es siempre bien recibida por  cualquier ser humano, sean niños, jóvenes, ancianos o embarazadas sin importar la edad de gestación. En mi consulta, casi todas las semanas, varios médicos de distintas partes de España reciben tratamiento con Terapia Neural.

Todo esto, que le parecerá increíble, lo conseguimos gracias a la procaína en diluciones muy bajas.  Hace 90 años, médicos alemanes le pusieron el nombre de El MEDICAMENTO IMPERIAL y así es como fue aceptado por la seguridad social en Alemania.  La procaína fue descubierta hace 110 años como un anestésico local que no sirvió para anestesiar (por eso no se utiliza en medicina con tales propósitos), pero le daba al neurovegetativo (a nuestra red nerviosa) el empuje para que realice la función que le fue encomendada, mantener el cuerpo sano.  Sólo por poner una comparación. Cuando una persona recibe una vacuna, le introducen un virus, esto hace reaccionar al cuerpo inmediatamente formando anticuerpos para combatir a ese virus que es un agente infeccioso que acaba de entrar en su cuerpo.  De forma parecida cuando el paciente recibe la acción de la procaína diluida, el cuerpo pone en marcha todas las facultades que tiene para autocurarse y es así como podemos aliviar y curar la mayor parte de dolores y enfermedades y no hace daño porque es el propio cuerpo el que hace todo el trabajo y él no está hecho para hacerse daño a sí mismo.

Cuando atiendo a cada uno de mis pacientes en mi consultorio, mi principal inquietud es llegar a comprender, ¡qué le paso al cuerpo de la/el paciente para que su propio cuerpo “grite” a través del dolor o de la enfermedad!

Esta pregunta que me hago es de suma utilidad para conseguir la efectividad en el tratamiento y, de esta manera, obtener el consiguiente alivio y la curación de muchos dolores y enfermedades.

Y cómo llego a comprender, ¿qué le paso al cuerpo de mis pacientes para que se desencadene el dolor o enfermedad?

En la terapia neural lo conseguimos a través de la historia clínica biológica, preguntando cronológicamente, todos aquellos «acontecimientos» que les ocurrió en el transcurso de la vida y que muchos de ellos suelen pasar desapercibidos, sobre todo, porque creemos que eso no tiene importancia; pero no es así, muchas veces pueden ser vitales todos aquellos golpes, heridas, quemaduras, abscesos, eccemas, infecciones, inflamaciones, cirugías, partos complicados, fracturas, contracturas, cicatrices, mordeduras, arañazos, laceraciones, alergias, afecciones de la dentadura, traumas emocionales que terminan alterando la homeostasis y, además, por un sin número de «acontecimientos», que nos pudieron haber ocurrido en cualquier momento de la vida y en cualquier parte u órgano de nuestro cuerpo.

También, es posible que nuestro cuerpo no funcione adecuadamente, debido a que existen centros nerviosos alterados, descoordinados con los nervios del resto del cuerpo y que necesiten ser estimulados para reactivarlos y coordinarlos nuevamente.  O como se diría en términos informáticos, necesitan ser receteados y esto se puede lograr mediante más de 200 técnicas medico-científicas que la terapia neural posee para sus tratamientos.

La Terapia Neural es una medicina que deberían aprender y practicar todos los médicos de todas las especialidades. ¿Por qué?  Porque no hay ningún ámbito de la medicina que no se beneficie de esta científica medicina.

Si desea continuar informándose de lo que es la terapia neural DE FORMA MÁS TÉCNICA:

TERAPIA NEURAL • ODONTOLOGÍA NEUROFOCAL • TERAPIA DEL DOLOR.

Terapia Neural es el resultado de los estudios de varios premios Nobel y prestigiosos fisiólogos, quienes consideran que no existe ninguna actividad que se realice en el ser humano y que sea desconocido para el sistema nervioso, así, los tratamientos realizados correctamente, son respondidos por el NEUROVEGETATIVO, POR CUYAS VÍAS CORREN LOS CAMINOS QUE LLEVAN HACIA LA ENFERMEDAD Y HACIA LA CURACIÓN.

TERAPIA NEURAL SIGNIFICA TRATAMIENTOS MÉDICOS SOBRE EL TEJIDO CONJUNTIVO Y EL SISTEMA NEUROVEGETATIVO. EL MILAGRO DE LA VIDA ES POSIBLE GRACIAS AL CONTROL Y GOBIERNO BIOCIBERNÉTICO DE TODOS LOS MECANISMOS DE REGULACIÓN.

El intercambio de información y la elaboración de estímulos se suceden por las vías del neurovegetativo; esto no significa que consideremos al sistema nervioso como algo exclusivo de esta medicina, pero debemos tomar en cuenta que ningún tratamiento incluyendo los quirúrgicos, mentales o psicoterapéuticos NO pueden ignorar al sistema nervioso y con la Terapia Neural miramos a TODOS LOS PROCESOS VITALES INCLUYENDO LA ENFERMEDAD Y LA CURACIÓN: PRIMERAMENTE DE ETIOLOGÍA NEURAL Y LUEGO CELULAR, ORGÁNICA, HUMORAL Y CUÁNTICA.

Con la Terapia Neural actuamos sobre la membrana celular e inducimos una tensión bioeléctrica aproximada de 290 m.v. en calidad de principio oxidante de la respiración celular. (Un oxidante es una sustancia química que pierde oxígeno o gana electrones en los procesos de oxidación-reducción). De esta manera, conseguimos que la célula elija por ella misma lo que más le conviene, de otro modo, el daño a las biomoléculas y componentes celulares, se asocian a las enfermedades crónicas degenerativas, incluyendo las enfermedades cardíacas, el cáncer y al envejecimiento prematuro.

Además de la genética, los avances tecnológicos, la nutrición y el estilo de vida, la O.M.S. (Organización Mundial de la Salud) considera a las medicinas complementarias el futuro de la medicina. Actualmente más del 60% de los pacientes en la mayor parte de los países de Europa, América y del mundo se tratan con medicinas biológicas.

El Dr. J.J. Bonica siendo Presidente de la Sociedad de Anestesiología de los Estados Unidos de Norte América, afirmó que la Terapia Neural como medida de diagnóstico, de pronóstico, de profilaxis y de tratamiento ha logrado en los EE.UU. despertar el interés y su aplicación por amplios círculos de la medicina. Literalmente escribe: “Tal vez viene a ser la aplicación del estímulo neural como terapia de ubicación definida, la mejor medida clínica para el tratamiento del dolor y de las enfermedades”.

La Terapia Neural es ubicuitaria, esto quiere decir que tiene poder de acción en cualquier parte del organismo, porque el mesénquima – tejido conjuntivo – es la piscina en donde nadan todas las cien trillones de células que tiene el ser humano y es, precisamente en este tejido, en donde se depositan o llegan los nutrientes, la microcirculación, el oxígeno, las últimas terminaciones nerviosas y todo cuanto necesitan las células para vivir; igualmente, desde este mismo tejido, el sistema linfático recoge todos los desechos celulares para eliminarlos del organismo y la acción fundamental que realiza para curar la Terapia Neural, lo hace a nivel delTEJIDO CONJUNTIVO, teniendo como intermediario al complejo trabajo que realiza EL SISTEMA NERVIOSO, LA CIRCULACIÓN Y LAS ENZIMAS.

Parte de la base científica, además de lo mencionado anteriormente, consiste en que el ser humano es una sola entidad biológica, holística, y esto es porque el sistema nervioso y el tejido conjuntivo ( Pischinger ) constituyen una red de información, de acción, de depuración y de polarización de todas y cada una de las cien trillones de células que aproximadamente tiene el ser humano, y cada célula  tiene conocimiento de lo que le pasa a todas y cada una de las células, tejidos, órganos y sistemas del cuerpo.  Gracias al sistema nervioso se pude dar la plena regulación de todos los procesos vitales que se lleva a cabo en forma refleja en y sobre la corteza cerebral y los ganglios subcorticales, para desde aquí, seguir a través del sistema nervioso vegetativo, permitiendo al organismo establecer los mecanismos internos de autorregulación nerval, lo que le llevó a Pávlov a ser Premio Nobel, y cuando por alguna circunstancia se altera el tejido conjuntivo, las células pueden desconectarse de la información nerviosa del resto del organismo, originándose los dolores y las enfermedades (Dr. Alan Lloyd Hodgkin Premio Nobel 1963). Además, las células pueden hipo o  hiperpolarizarse, con la consiguiente pérdida de la polaridad biológica celular (lo normal en la mayor parte de las células es – 70 mv) lo que conlleva, también, el aparecimiento de las manifestaciones de dolor y de enfermedad, de esta manera, el organismo  establece un campo de interferencia y los efectos patológicos son: distonías vegetativas, tetanias normocalcémicas, inhibiciones enzimáticas (alterando las funciones del DNA y RNA), inhibiciones glandulares, hormonales, inducción a las infecciones, a las inflamaciones, con el consiguiente estancamiento de la vía hemolinfática, llevándole al organismo a una parálisis en la regulación vegetativa.  Esta disrregulación no siempre está en el sitio que el paciente manifiesta el dolor o la enfermedad, sino que puede reflejarse en un lugar distante que aparentemente no tiene ninguna relación con el sitio afectado, con esto quiero decir, que cualquier lugar de nuestro organismo que esté interferido (que es el que causa el dolor o la enfermedad) puede causar dolor o enfermar, por vía refleja, en cualquier otro lugar del cuerpo “ no siempre está enfermo el sitio que duele y no siempre duele el sitio que está enfermo “ y cuando este estado se mantiene, pueden aparecer las enfermedades degenerativas que no permitirán la curación con medicamentos, mas bien al contrario, pueden agravarlas. La Medicina de Biorregulación o terapia neural es quizás la única medicina que puede recuperar el potencial bioeléctrico celular, restablecer la capacidad de acción del tejido conjuntivo, reactivar al neurovegetativo, antes bloqueado e interferente, con sus fuerzas autocurativas y reconectar a estas células con la red nerviosa corporal, con lo que se consigue que la homeostasis se cumpla, es decir, que despertamos al médico interior que todos llevamos dentro, para que la autocuración se lleve a cabo, con el consiguiente alivio del dolor y las enfermedades.

Diagrama de una neurona

Diagrama de una neurona

A través de los anticuerpos antinucleares, se puede comprobar cómo al estimular al paciente con La Medicina Biológica de Biorregulación, permitimos que sea el propio cuerpo el que cure las enfermedades. Pongamos el ejemplo de las inflamaciones que son profundamente beneficiosas para la eliminación de muchas patologías, debido a que  pone a trabajar a sus propias defensas como son los fagocitos polimorfonucleares, mononucleares y monocitos, además de los anticuerpos y todos los procesos bioenzimáticos y del complemento hasta conseguir combatir y eliminar al agente infeccioso como respuesta innata, o sea, inespecífica inmune del propio organismo o la forma específica también inmune del propio organismo, es decir, que La Medicina de Biorregulación proporciona al paciente estímulos específicos para que el cuerpo realice acciones inespecíficas de curación, sin necesidad de utilizar antiinflamatorios, pues éstos, cuando se utilizan, aparentemente consiguen mejorar la inflamación, pero lo que hacen en realidad es cortar el proceso inmunológico de curación que el propio cuerpo está desarrollando para combatir la infección, con los consiguientes efectos secundarios y enfermedades que se presentarán a corto, mediano o largo plazo, muchas de ellas “incurables”; por el contrario, con la Medicina Biológica, se consigue la curación sin correr ningún riesgo.

Si los pacientes se alivian y se curan al recibir y administrarse los fármacos que los médicos les recetamos, entonces, debemos pensar que hicimos algo bueno por aquellos pacientes; el problema se establece cuando por más fármacos que les indicamos, el dolor o la enfermedad se mantiene con el riesgo de llegar a la iatrogenia, aquí es cuando La Terapia Neural se convierte en una gran posibilidad de solucionar los problemas de salud de estos pacientes. Por esto, es de inmensa importancia, el conocimiento tanto de los tratamientos ortodoxos que todos los médicos conocemos como los tratamientos que aplicamos los médicos que hemos realizado la especialidad en Terapia Neural “Medicina de Biorregulación”. Cuando combinamos estos conocimientos, los éxitos que alcanzamos con los pacientes son impresionantes.

Muchos médicos desconocen los mecanismos que hacen posible parar totalmente la circulación y la respiración (parada cardio-respiratoria total) durante varios minutos, mientras los cirujanos cardiovasculares corregimos algún defecto cardíaco, pero cuando hemos realizado la especialidad en cirugía cardiovascular, como es mi caso, entonces podemos realizar una parada cardio-respiratoria con todos los conocimientos necesarios y posteriormente recuperar al paciente satisfactoriamente. Lo mismo ocurre con la Terapia Neural, muchos médicos no saben de qué se trata, desconocen el por qué, cuándo y cómo cura, hasta cuando realizan el Master indispensable para aprender y darse respuestas a todas estas preguntas.

Debo recalcar, que esta medicina biológica es inofensiva, jamás hace daño, es bien recibida por los organismos de los niños recién nacidos, jóvenes, adultos y ancianos. Cualquier embarazada, sin importar la edad de gestación, puede recibir el tratamiento biológico biorregulador, sin riesgo alguno. En mi experiencia personal, en más de 40.000 pacientes tratados, nunca he tenido ningún inconveniente, sólo satisfacciones, y creo que  lo mismo pueden decir los millones de pacientes tratados en todo el mundo.

Aparte de las acciones y beneficios que acabo de mencionar, esta medicina al ser ubicuitaria, se torna admirable, porque no hay campo de la especialidad médica en la que no se pueda aplicar y porque es capaz de actuar en cualquier tipo de dolor o enfermedad, aliviando y curando a la mayor parte de ellas, siempre y cuando se aplique con conocimiento suficiente y científico todas sus técnicas

 

Terapia del dolor - Terapia Neural - Av. Dolores Rodríguez de Aragón, 3 Portal 1 - 5ºA, 29010 Málaga - 952 25 95 96 - 625 97 66 33